Sacramentos

Viático y Comunión

Última actualización: 22/10/2015 17:04:36

La palabra “Viático” proviene del latín “via”, o sea, camino, y significa «provisiones para el viaje que se va a emprender». Así lo entendían los romanos.

En la liturgia católica el Viático consiste en administrar la comunión, bajo las dos especies a ser posible, a los moribundos como ayuda para celebrar la Pascua definitiva. Así pues, a los que van a dejar la vida terrena la Iglesia les ofrece un alimento espiritual para su pascua, la comunión, llamada en esta ocasión Viático. La Unción es un sacramento específico para los enfermos de cierta gravedad, no para moribundos como pueda pensarse. El Viático sí que es específico para los moribundos, siempre a condición de que estén lúcidos con las limitaciones propias de su estado.

El ministro adecuado para impartir, tanto la Unción de enfermos como el Viático, sería el párroco o su vicario, el capellán correspondiente o el superior de una comunidad religiosa pero por causa razonable o en caso de necesidad podría hacerlo cualquier sacerdote, informando posteriormente al ministro específico.

No debe confundirse el Viático con llevar la comunión a los enfermos, que en tiempo pascual se realiza en algunos casos solemnemente con procesión eucarística.

Desde los primeros siglos fue una costumbre muy valorada el que a los cristianos en peligro cercano de muerte se les diera la comunión eucarística, recomendándolo el Concilio de Nicea (año 325): “que si alguno va a salir de este mundo, no se le prive del último y más necesario viático”. La consigna de que no se les deje marchar sin el consuelo del Viático se ha mantenido hasta la actualidad

Comunión.

La comunión se puede recibir fuera de la misa en la propia casa, en el hospital… siempre que exista causa razonable o algún tipo de enfermedad que impida recibir la comunión dentro de la misa.

Nota: En la parroquia se puede solicitar la administración del Viático (en caso de peligro de muerte) o de la comunión, a petición del interesado/a o alguno de sus familiares. Basta dejar recado en la portería, indicando el teléfono y la dirección. Nuestro Teléfono es: 913 024 246.

Somos tu Parroquia

Puedes Colaborar
La política de cookies, aquí
Política de cookies +